20081017

Metaficción

Otra Versión de Judas

Ha transcurrido poco mas de un siglo desde que Runeberg publicó Kristus Och Judas, causando gran controversia no solo en la iglesia católica si no en las iglesias cristianas que siguen la tradición de los evangelios. ¿Cómo puede costar tanto admitir la existencia de otras posibilidades?
¿Por qué no puede ser Judas Iscariote el único que comprendió cabalmente el mensaje de Jesús? ¿Por qué Judas no pudo obligar a Jesús a revelar su divinidad? ¿Por qué Dios no pudo encarnarse como Judas?
Estas preguntas y ciertos detalles junto con desasosiego inherente llevan a pensar que algo está mal, a lo mejor resulta incómodo ver este calidoscopio.
Tanto Runeberg como Robertson hacen mencionan que “un hombre que diariamente predicaba en la sinagoga y hacía milagros frente a miles no requiere la traición de un apóstol”. Episodios de la Biblia donde el pueblo exige pruebas de la divinidad de Jesús en el momento de su crucifixión. “Tú que destruyes el Santuario y en tres días lo levantas, ¡sálvate a ti mismo, si eres el Hijo de Dios, y baja de la cruz” (Mateo 27.40, Marcos 15.29).
Estos aspectos conducen a una nueva formulación, implican ir hacia atrás, hacia la cuna del inconformismo. “El hombre prefiere creer en la nada a no creer en nada” dice Nietzsche finalizando Zur Genealogie der Moral. Si se elimina a Dios de la ecuación, todas las inconsistencias quedarían solventadas, atribuidas al factor humano, un error de comunicación.
Una interpretación más clara se ofrece partiendo de un pergamino encontrado en la antigua Babilonia, en los tiempos de la cautividad de Israel. El narrador al parecer se encuentra en una indagatoria ante un tribunal. Menciona la exitosa prueba de la fe del pueblo israelita dándole un Mesías, que posteriormente es calificado como un falso profeta.
Si Dios no existe, entonces fue creado por el hombre para dominar al hombre más débil. Puede existir una secta milenaria que gobierne todas las naciones con gran sutileza.
Siguiendo este orden de ideas, los milagros de Jesús son una gran puesta en escena (que incluiría leprosos, ciegos, tullidos, incluso resurrecciones), que cuenta con un sinnúmero de actores. ¿Quién podría escribir con más verosimilitud que aquel que tiene fe? Allí es donde los apóstoles empiezan a jugar su papel. Son espectadores inocentes en primera fila, pero para revelar la divinidad de Jesús es necesario que uno de los más cercanos lo entregue.
Judas y Jesús eran sectarios, se conocían mucho antes que empezara a predicar en Galilea. Desde jóvenes fueron instruidos para ejecutar el engaño, la elección de quién sería el Maestro y quien el Traidor fue algo dejado al azar.
Judas Iscariote decidió suicidarse al no soportar haber entregado a su hermano a una dolorosa muerte.
Publicar un comentario

Filipo Rviz y el Taller del Cuento Ciudad de Bogotá 2008

Sobre esta página

Filipo Rviz / Felipe Gómez abre este espacio en abril de 2008 cuando hizo parte del Taller de Cuento Ciudad de Bogotá 2008.
Dirigido por Carlos Castillo Quntero
http://www.tcuentobogota.blogspot.com

Desde entonces esta Bolsa de Ideas reune los relatos preliminares.


Derechos de Autor

Felipe Gómez © 2007 - 2013
Todos los derechos reservados.