20110425

Querer es poder

Aquél que lucha contra monstruos debe cuidarse de no convertirse en uno. Y si miráis por largo tiempo dentro del abismo, el abismo también mirará dentro de vos.
F. Nietzsche

Cuando estaba a punto de llegar a Unicentro quise tirar la toalla, de nuevo, como todo en mi vida.


Kings Of Leon - California Waiting
http://www.youtube.com/watch?v=3ZVSEWMurgU

    El último café en el 20 de Julio dejó el sinsabor posterior a "California Waiting". que nadie quiere narrar. Can I get back my lonely life? off course my horse, whenever, just do it asshole, adelante, dale la estocada final, reclama tu soledad. Breve como una pelea a un asalto por knock out, dale tigre, reclama tu título de solitario, tienes que arrebatárselo de las manos, idiota, no sabes en qué momento se lo entregaste sin leerle los términos y condiciones para echarse esa carga a cuestas, no bajes la guardia, sin remordimientos, ya habías pensado que esto iba a suceder, tan solo demoraste permitir a esta situación llegar. Ya no tienes los mismos cojones para repetir el discurso que habías memorizado, te está enredando, no quiere perderte. ¿La estas escuchando a ella o a mí? No te dejes enredar cretino, sabes que para querer se necesitan dos, bien, tienes el voto de ella, pero el mío no, se acabó, con esto dejarás de atormentarte de una vez por todas, firme muchacho, desahógate con ella, gancho derecho, fallaste, no dejes que te abrace, enfría la pelea, te debilita, escúchame a mí gran guevón, hay que cortar los párpados, un poco de algodón en los oídos, la estás acabando, sabes que esto es una tortura, miserable, finiquita esto de una vez por todas, golpe en la cien, lo hiciste compadre, está noqueada, has roto un alma en 6.022x10e23 trozos, ganaste tu título, ¡buena esa pendejo! Has perdido. La has perdido a ella.
    Como último gesto de independencia ella paga la cuenta, te quedas quieto como la liebre a punto de ser arroyada en la carretera invernal nocturna, cuando reaccionas ya es demasiado tarde, recoge tus gafas, no dejes la bufanda, ponte el abrigo, sécate las lágrimas. Te detienen en la puerta, gracias idiotas por cobrarme de nuevo, cretinos sin vueltas, si, venía con ella, un café y un tinto... Salgo  a la calle, ya no estás.
    A la mierda el mundo, debería putearme ya mismo, emborracharme y ganarme una resaca infinita, tratar de ahogar las penas con alcohol, pero ya sabes que las muy perras saben flotar. ¿Quieres huir? ¿Salir a correr? ¿Hacia dónde? Con esa pinta visajosa te dan de baja en un dos por tres. ¿Quieres llorar? Ah, llorarle a álguien, recuerda que eso es catalogado como técnicas de gusano pusilánime, "pobrecito yo, pobrecito yo". Control yourself, take only what you need from it. Respira, respira, ponte tus gafas, busca una buseta hacia el centro, paga el pasaje, siéntate. Revisa en tu bolsillo, ojalá grandisimo idiota no hayas botado la carta que escribió. Estás en el suelo vomitando sangre, lees lo escrito con esperanza, patada en el abdomen, escrito con cariño, toma tu puntapié en el cóccix, te alejaste de esa persona que creía en ti, que te quería, vilmente, rompiendo su corazón, aquí viene con punta reforzada, golpe a cinco dedos microlero, a la cara, para clavarte los incisivos superiores dentro del paladar, fragmentar el tabique, a lo mejor clavarte la suela en la pituitaria, tu razón se desvanece, tomará el control el impulso irracional y suicida, romper la ventana de emergencia y saltar en pleno barrio Las Cruces esperando ser arroyado por el carro de atrás.
    Calma. Respira. Deja de patearte. Como dijo Stephany, te tomas demasiado en serio las cosas y no las disfrutas. Ya olvidaste quién te dijo "como los pollos, sin mente". Olvidaste lo bien que vivías cuando lo aplicabas. Necesitas pensar menos las cosas. Compadre, vamos a caminar. ¿Qué te parece desde el centro hasta Unicentro? Podrías batir la marca personal. De la universidad a Granahorrar una hora. De la casa a la universidad son noventa minutos, de la casa al centro son unos ciento veinte minutos, de la casa a Granahorrar con escala en la universidad tres horas cerradas. ¿Qué dices joven peripatético? ¡Eso, vamos a por el reto Milo! Bájate acá, la calle del teatro Colón será buen lugar para empezar.
Por los andenes en la candelaria no pueden caminar dos al tiempo. Las palabras  de ella tienen eco en mí. "¿Por qué te alejas de quien te hace feliz?". Biblioteca Luis Ángel Arango cerrada. "Eres un cobarde". la séptima es un cáncer de ruido, pero más allá de la Jiménez en plena semana santa es una tontería exponerse, ¿serán las cinco de la tarde ya? Maldito Horacio Oliveira, escapar de Buenos Aires hacia París para volver con el rabo entre las patas, con el ser todo un hijoputa con la Maga y su Rockamadour clavado en la consciencia. Calma muchacho, plazoleta del rosario, Café Pasaje donde este capítulo empezó, vas a empezar a hiperventilar, no llores, mira que bonito se ve el edificio que está en la esquina frente a la antigua gobernación de Cundinamarca, el del banco de occidente, ven por acá, pasemos por el parque Santander, mira que bonito club masonero, museo del oro, hace años que no vienes, hay un café nuevo chiquitín frente al edificio Avianca, y mira, tiene acceso para discapacitados, museo internacional de la esmeralda (fuckin' carranza)... Relájate muchacho.  Camino sin ganas, no quiero llegar a la meta, no quiero estar, no quiero ser, quiero hundirme en el corazón de una montaña, quedarme ahí escondido y dormir mil años, esperando que todo pase, que todo se solucione mágicamente.
    Lo hecho, hecho está. Arriba el ánimo, levanta el mentón, que no mueras atropellado frente a la Casa Lis. Siempre resulta más cómodo descargar culpas en los demás que asumirlas. Cobarde. Ni siquiera fuiste capáz de dejar completamente en claro las cosas. Nada de esto hubiera pasado si usaras la bocota para decir algo más que tonterías. Calle 19. ¿Pero acaso no fue suficiente con que yo le dijera que acababa de salir de una relación recientemente? No tarado. Supusiste que ella entendería lo que querías decir, lo vulnerable e inseguro que te sentías, ellas son de Venus. Muchacho, ¿de veras quieres llegar hoy a Unicentro? Que sea una promesa, estoy harto de empezar cosas en la vida y dejarlas a medias, algo tan simple como decidirse a caminar... ¿y no lo haré?.
    Ella tiene razón, desde donde ella lo ve, hasta donde yo le he dejado saber, soy un cobarde. A su lado soy feliz. A su lado olvido y oculto enteramente mis preocupaciones, mis miedos. Con ella a la larga uso una máscara. Museo Nacional. El pecoso debería estar en su casa, maldita sea, necesito hablar con alguien. Si el pecoso estuviera acá en Bogotá no caminarías hasta Unicentro. Así que no te lamentes, ya tienes tu meta, ve por ella. A ella la dejé ir, la alejé de mi. Hermano, ¿no está más tranquilo así? Recuerde que eso le atormentaba, sabía que esto iba a pasar, desde el principio. Sabía que no se iba a dejar quererla, sabía que usted impondría barreras a lo que iba a sentir, sabía que iniciar una relación con ese tipo de inseguridades echaría todo por la borda tarde o temprano, lo que no entiendo es por qué putas insistió, sabía que mientras más tiempo pasara ella más se encarretaría con usted. Guardaba esperanza. Creí que podía tumbar esos miedos, solo faltaba algo de tiempo. Creí que su luz podía espantar mis cucarachas intelectuales. Si, pero siempre con la duda y ya sabe, el que piensa pierde, el que duda pierde. No es justo fregarme la vida idiotamente por otra mujer que está en la mierda, que no quiere siquiera hablarme, con alguien a quien le vale un chimbo todo el querer mutuo que hubo, merecía otra oportunidad, arrancar de nuevo. 
    Pilas marica que acá frente a la Javeriana roban. Qué pilas ni que mierdas, hay tombos en la acera de la Distrital, además hay bastantes personas. Parce, es semana santa, no hay casi gente por la calle.
    Gusano pusilánime. Vieja técnica de llegar a las chicas por lástima. Pusilanimus Plachiodermi, modus vivendis, erejir todo un sistema moral, un estilo de vida rogando por migajas, regodeandose en la miseria. Siempre resulta más cómodo terminar una relación como la víctima enteramente las consecuencias.



Devil Doll - If I Die in Your Arms
http://www.youtube.com/watch?v=kBqlTySCUSU

    Ella cree ser culpable en buena parte, es lo que he entendido, siente que me sofocó, que me presionó demasiado, que me obligó a ir demasiado rápido. Calle 67, hora de tomar la Octava. Creo le delego responsabilidades inexistentes. Yo dejé las cosas ser lo que fueron, para eso se necesitan dos, yo callé mis miedos, le aposté a empezar de nuevo, aposté su corazón sin que ella lo supiera, a riesgo de ganarlo todo, sin que yo tuviera nada que perder, hiriéndola en el fracaso.
    Entonces cretino, ¿sabes cómo se llama eso? ¿Apostar su corazón? Exactamente, ¿cómo se llama eso en lenguaje coloquial? Jugar con sus sentimientos. Así que no te lamentes tanto pendejo. Mierda, ya está oscuro. Sigamos por la octava, qué bonito se ve el Gimnasio moderno. Vamos bien parce. Usualmente quedabas mamado en la 72. Lo más extraño es que nunca había estado acá, caminando. Sé que esta zona es bonita, que está en el mapa de Bogotá, que medianamente se rige por la cuadrícula, que no van a haber muchas sorpresas. Alguna vez trataron de robarme por acá, un jueves por la tarde, el sol calentaba con ganas, quería subir hasta la séptima para caminar por el club El Nogal antes de bajar hacia la 85 con 15 para la ortodoncia. Me da culillo seguir caminando por acá. Culillo debería darle andar por la séptima o por la quince, los cacos andan por las vías principales. Alguna vez empecé a escribir un cuento, cosa bien autobiograficodistorsionada que solo el pecos, la mona y tal vez michelada entenderían. En el cuento narraba un sueño, yo caminando por una de estas calles, así de solitarias, con lluvia. De repente la calle se hacía un río, el cerro se rompía en agua y me arrastraba, hasta caer en un caño que se hacía subterráneo. Despertaba antes de morir ahogado. Al menos ya piensas en otras cosas. No recuerdo cómo es la séptima entre la 92 y la cien. Es más, no sé cómo es la séptima desde aquí hasta su final allá en los confines del perímetro urbano. Hoy no hay ganas de ir hasta allá. Ni loco. Si a las nueve no he llegado a Unicentro, me voy para la casa. Es lo más razonable, pero creo que el objetivo se logrará hoy, Son poco más de las seis y media, llegué al Parque del Virrey. Camino ahora por la décima. País de católicos a conveniencia. Insisto, se tienen demasiados festivos en esta nación. Si se ordenaran de tal modo que la gente tuviera una semana de receso en ambos semestres... pero no, incluso en la universidad se ve el despelote. Los lunes se programan pocas materias, por que si se programaran completo entonces se perderían horas de clase. Entonces la gente no va a estudiar los lunes, entonces el lunes se convierte en el apéndice Domminis domminitas clerical, "si no fuera por los festivos la economía de los pueblos se moriría" dice Anolaima, si la economía de los pueblos estuviera bien manejada, dependerían menos de los turistas de lunes festivo. Maldito pays. Contrasta terriblemente la pobreza que hay más allá de Bogotá con este barrio. Estamos en guerra civil, pero acá no se nota. "Bogotá es Bogotá, lo demás es tierra caliente", sabio proverbio rolo nueva era.
    La pobreza es un estado mental. Me siento pobre al mirar con desprecio y desdén estos bonitos edificios de apartamentos con fuente en la entrada, art noveau, lobbys gigantescos con bonitos cuadros de más de dos por dos metros. Soy pobre. Soy mentalmente pobre. Soy un hombre sin sueños, sin fe. No me veo en el futuro con un pinche apartamento en Londres a mi gusto, ni el fockin' carro descapotable para correr como alma que lleva el diablo en la Autobahn, sueños cretinos que tenía hace cinco años. Ni siquiera me imagino graduado de la jodida carrera que elegí, van más de siete años sin terminar, me dicen que el consuelo es estar a punto de graduarme, no quiero más. Quiero huir bajo mi montaña y dormir. Soy un cobarde. Perdóname  Alfonsina.

La cien, finalmente. Llevo unas noventa cuadras caminando, me suda la espalda, ya debo tener las axilas hediendo. "El que no arriesga un huevo no gana un pollo", subiré a la séptima, ya conozco demasiado bien el camino de la quince, no quiero pasar por ahí, no quiero la seguridad de lo conocido, de lo cotidiano. Fuckin' life, ahora si la hice, este maldito barrio se ve muy pobre, esa gallada me va a linchar, cretino, debiste bajar hasta la quince. Al mal tiempo buena cara, al mal paso darse prisa, no voltear a mirar atrás, al menos en la otra calle empieza el batallón, de buenas papá, ahí hay un soldado en su torre, vigilando, y viene otro acompañando a su señora madre a tomar el bus, estamos hechos. Sin embargo no hay que fiarse demasiado, las vías principales son los focos de robo. Cientoseis, terreno conocido, Teatro Patria, ¡jo! alguna vez a los seis de edad años toqué aquí el himno de la alegría en teclado, de veras me gusta la música, tal vez hubiera seguido en ese cuento, hoy en día estaría en el conservatorio, lejos de las ciencias puras y exactas, inhumanas, frías, estériles. Caminaré hasta la Pepe Sierra, entonces bajaré a la quince de una vez por todas.
    Alfonsina misma me dijo que nadie se muere de amor. Que si sentía que quería irme lo hiciera, y no empezara a vivir una mentira por lástima. Lo siento chica, ese momento llegó demasiado pronto, no quiero estar más contigo, no quiero dejarme quererte más. La separación duele, es como caer de una gran altura, mientras pasa el tiempo más alto vamos subiendo y más duele la caída, era preciso hacerlo ahora, más tarde sería perjudicial.
    Hacienda Santa Bárbara, aquí tienen un baño, estoy seguro, pero mearé ese tinto en Unicentro. Los tenis son cómodos, pero están ajustados en la punta, unen demasiado los dedos, seguramente ya tengo una ampolla en el anular del pie derecho. Cruzo el puente vehicular de la novena, entro por la once, otra calle bonita y solitaria con el pavimento vuelto mierda. Motociclistas, mensajeros y repartidores trabajando hoy día festivo. No quiero terminar en un trabajo así, intelectualmente estéril. Mierda, no sé si quiera ejercer la profesión cuando me gradúe, mucho menos si querré entonces hacer un posgrado afín... Me tomo las cosas demasiado en serio, me preocupo en exceso y no disfruto la vida.


Led Zeppelin - Babe I'm Gonna Leave You
http://www.youtube.com/watch?v=smUFDvltYrA

    Calle 120 con 13.  ¡Joder! ¿Cuánto falta? ¿No es en la 140? No parce, eso es cedritos, un poco más acá. Querías que aguantara un poquito más Alfonsina, sabías que yo podía hacerlo, sé que de proponérmelo lo hago, pero no quiero, este capítulo se cerró, con un desenlace triste, te he traicionado, discúlpame. Sé que eres fuerte, te levantarás y luego reirás por comerle cuento a este cretino, a este pelado que ni siquiera sabe qué es lo que realmente quiere con su vida.

7:44 pm. Llegué al jodido centro comercial, necesito un baño urgente. Caminaré otro poco, hasta la autopista, hasta la 127 con 25, tomaré el jodido transmilenio, me iré sentado, ha sido suficiente por hoy.

Puedo escuchar dentro de mí el camino que debo seguir, lo sabes, debo irme.
Publicar un comentario

Filipo Rviz y el Taller del Cuento Ciudad de Bogotá 2008

Sobre esta página

Filipo Rviz / Felipe Gómez abre este espacio en abril de 2008 cuando hizo parte del Taller de Cuento Ciudad de Bogotá 2008.
Dirigido por Carlos Castillo Quntero
http://www.tcuentobogota.blogspot.com

Desde entonces esta Bolsa de Ideas reune los relatos preliminares.


Derechos de Autor

Felipe Gómez © 2007 - 2013
Todos los derechos reservados.