20110422

Técnicas de Autodestrucción I

Pensar en descargar toda la culpa sobre Oppenheimer, Fermi o Einstein es trivial. Es olvidar que la guerra es una cuestión de poderes donde pelea el pueblo contra sus iguales. Los pueblos pelean entre sí por que el individuo se regodea mirándose el ombligo, y no solo el individuo de clases mas bajas, el que empuña las armas y riega su sangre "por la patria", también está allí el científico agazapado en su objetivismo.

    Transcribo con algo de repudio estas líneas escritas con frialdad, sin resultar descabellado compararlas con el Omega, Absalón, Belcebú. Texto digno de un capítulo apocalíptico en el Korán o de Pentateuco, instrucciones panclastas, descarriadas, dictadas por el mismo Ares.
    Quiero agradecer al autor por omitir los detalles fisiológicos de la muerte por envenenamiento radiactivo, escatologismos fríos e inhumanos.




M. Korsunky. Núcleo Atómico (атомного ядра) Moscú, 1956. Edición en español, Editorial Cartago S.A. Buenos Aires, 1960.

(págs. 334 - 337)

LA BOMBA ATÓMICA

... La bomba atómica está compuesta de dos o más piezas de uranio (o plutonio), cuyas dimensiones son inferiores a las críticas, y de un dispositivo para unirlas en una masa sólida. La reacción en cadena no se desarrolla en las piezas individuales, que son absolutamente seguras. Pero cuando las unimos obtenemos una masa que supera el valor crítico, y entonces se inicia una reacción en cadena de rápida propagación, que culmina con una poderosa explosión.
    Las piezas separadas de uranio deben ser reunidas con gran rapidez. Si ello se hace con lentitud, se fragmentarán debido al sobrecalentamiento térmico, y la bomba se desintegrará sin estallar. Cuando las piezas de uranio o plutonio son unidas con rapidez, la reacción en cadena tiene tiempo de desarrollarse antes de que la explosión destruya la envoltura de la bomba. Hablando en términos estrictos, la bomba atómica es un dispositivo para la unión rápida de trozos de uranio (o plutonio).
   La Fig. 58 [n. del e.: La original no se encuentra disponible, se reemplaza con un diagramas de internet]  ofrece un diagrama de varias formas posibles de unir masas subcríticas de explosivos nucleares. 
http://www.faculty.virginia.edu/metals/Images/Fission%20Bomb%20Diagrams.jpghttp://image.wistatutor.com/content/feed/tvcs/atom1.JPG


    En la Fig. 58, A [izquierda arriba] hay dos masas subcríticas con suficiente separación, que se unen por la acción de un mecanismo disparador. El mecanismo disparador de alta velocidad es una explosión de una pequeña cantidad de un explosivo común. Hablando en términos figurados, para producir una explosión atómica hay que disparar un trozo de uranio contra el otro.

    La Fig. 58,G [derecha] muestra que dos masas subcríticas separadas por un espaciador pueden ser unidas eliminando a éste. La Fig 58, B [izquierda abajo] exhibe una sola pieza subcrítica central. Un mecanismo disparador envía a las masas periféricas hacia el centro. El resultado de ello es la explosión atómica.
   La acción del estallido atómico depende de las condiciones en que se produce: si muy por encima de la tierra, en la superficie de ésta, bajo el agua, etc. La primera etapa de una explosión en el aire muestra la característica bola de fuego (véase Fig. XLIII del Apéndice). Los productos de la reacción se encuentran a una muy gran presión. La temperatura, en la zona de reacción, es superior a un millón de grados. El aore que rodea la bomba se calienta hasta tornarse incandescente, y el fogonazo luminoso se distingue desde una distancia de más de 100 km.
   La bola de fuego crece con rapidez, llegando a tener 500 metros de diámetro. Asciende como un globo, a medida que se ensancha, a una velocidad de varias decenas de metros por segundo. A una altura de 12 a15 km, donde la densidad del aire es aproximadamente igual a la de la bola, adquiere la forma de un hongo, formando una nube chata con un radio de varios kilómetros, que dura hasta que es dispersada por el viento.
   Simultáneamente con la formación de la bola de fuego, en el centro del estallido aparece una onda de choque. Esta onda se propaga desde el centro, a través de la bola, con una velocidad superior a la del sonido.
   La bomba atómica es una fuente de diversas radiaciones. En el instante de la explosión se emiten grandes cantidades de neutrones y rayos gamma, y también radiaciones visibles, infrarojas y ultravioleta. Los neutrones y los rayos gamma son producidos en el proceso de fisión, en tanto que las radiaciones se deben al calentamiento. Después de la explosión, el lugar afectado exhibe rayos gamma y beta producidos por la desintegración beta de los fragmentos, y también partículas alfa de los núcleos de uranio no divididos.
   En un a explosión submarina se observa una enorme burbuja de gas en lugar de la bola de fuego. La burbuja nace de la rápida evaporación del agua y estalla en la superficie al mismo tiempo que surge la onda de choque. En ese momento aparece una enorme columna de agua, formando una nube de forma de cúpula (véase la Fig. XLIV del Apéndice). Sobre la superficie de l agua aparece una ola de 30 metros de altura. Esta ola constituye un serio peligro para los barcos y las estructuras de la costa.
  Cuando estalla en la superficie, la burbuja de gas produce instantáneamente una gigantesca cúpula de espuma. El agua que se precipita hacia el lugar crea una columna de espuma denominada "penacho" (véase Fig. XLV del Apéndice). El penacho tiene la forma de un cilindro hueco, con un diámetro máximo del orden de 600 metros y paredes de unos 90 metros de espesor. Durante este proceso se lanzan al aire más de un millon de toneladas de agua. 
   El penacho asciende hasta una altura de 1.800 a 2.400 metros, donde encuentra capas de aire más frío; su parte superior tiene la forma de una nube parecida a una coliflor. A medida que disminuye el ascenso del penacho, la parte inferior comienza a caer de vuelta al mar, u en la base se desarrolla una gigantesca ola de 250 a 300 metros de altura, consistente en una nube de espuma que se conoce con el nombre de expansión de base. Se desplaza hacia afuera, desde el lugar del estallido, y gradualmente se eleva sobre la superficie del mar, incorporándose a las nubes cúmulo  bajas del lugar. Si hay viento, dichas nubes recorren grandes distancias. Luego comienza la lluvia de agua radiactiva.
   Si la bomba se hace estallar en la superficie de la tierra, se forma un cráter y una gran cantidad de tierra es lanzada hacia la atmósfera. Los átomos de los isótopos radiactivos se adhieren a las partículas de tierra y vuelven a caer; esto se conoce con el nombre de precipitación radiactiva. A raíz de esto, en la zona de la explosión se produce una considerable concentraciñón local de sustancias radiactivas. La onda de choque y la acción térmica de un estallido en la superficie de la tierra son también muy intensas, pero afecta a una zona más pequeña que en el caso de una explosión en el aire.
   El estallido de una bomba atómica es capaz de producir una enorme destrucción. La onda de choque crea grandes presiones, incluso a distancias relativamente alejadas del lugar de la explosión. Es capaz de infligir serios daños a los macizos edificios situadas dentro de un radio de un kilómetro desde el punto del estallido.
   Del mismo modo, la radiación térmica representa un considerable peligro. Aproximadamente un tercio de la energía total liberada por la explosión de una bomba atómica se convierte en radiación, produciendo mas o menos 5x10^12 calorías. Los rayos térmicos se propagan a la velocidad de la luz (300.000 kilómetros por segundo) y ponen fuego a los materiales combustibles.
   También son peligrosísimas las radiaciones radiactivas que aparecen en la zona de la explosión. Es preciso señalar que la acción de los rayos gamma y los neutrones constituye un verdadero peligro aproximadamente sobre la misma zona que ha sido afectada por la acción de la onda de choque y los rayos térmicos. Otro peligro son las sustancias beta-radiactivas que se mantienen después del estallido. Su radio de acción depende de la naturaleza de la explosión y de la dirección del viento.
   En la actualidad se han desarrollado y puesto aprueba numerosas defensas para la protección figuran varias disposiciones subterráneas y refugios adecuados para proporcionar una sólida protección a las personas contra los efectos posteriores de una explosión atómica.
Publicar un comentario

Filipo Rviz y el Taller del Cuento Ciudad de Bogotá 2008

Sobre esta página

Filipo Rviz / Felipe Gómez abre este espacio en abril de 2008 cuando hizo parte del Taller de Cuento Ciudad de Bogotá 2008.
Dirigido por Carlos Castillo Quntero
http://www.tcuentobogota.blogspot.com

Desde entonces esta Bolsa de Ideas reune los relatos preliminares.


Derechos de Autor

Felipe Gómez © 2007 - 2013
Todos los derechos reservados.