20080509

Otra versión de Judas

He llevado estos últimos años a cuestas dos muertes. Quizá ustedes, los pocos destinados a conocer el secreto me considerarán inocente. Los demás mortales, que sean felices, en su ignorancia.

Los ví juntos por última vez una noche, bien recuerdo que era la celebración de la fiesta de Pascua. Quizá ustedes habrán escuchado esa historia, del maestro revolucionario entregado ante la autoridad por uno de sus seguidores por una cierta cantidad de dinero. Venían uno como traidor y el otro como traicionado. Os digo que realmente interpretaban cuidadosamente cada uno su papel, engañando a la multitud armada con palos y espadas que los acompañaba, la multitud que diera posteriormente sin saberlo falso testimonio, regarían la historia que ustedes conocen, para poder confesar mis crímenes les contaré lo que sucedió.

Al recibirlos quería despedirme nuevamente, lloré amargamente para mis adentros , sin poder abrazarlos, decirles cuanto los amaba, tan orgulloso estaba de ellos por lo que iban a lograr. Lloré sin derramar una sola lágrima, la multitud no debía ver en mí titubeo. No echaría al suelo todo lo que habíamos construido durante tantos años, no por sentimentalismos. Sabíamos que lo que iba a suceder en las próximas horas daría sentido a las vidas de cientos de miles que aún no han nacido.

Según lo acordado hubo un juicio, al no encontrarle crimen alguno, ordené en público enviaran a Jesús ante el gobernador, pues no estaría bien que el sumo sacerdote ejecutara a un hombre libre de cargos. Fue llevado ante el representante de Roma en una audiencia pública para que el mismo pueblo judío se encargara de su muerte como ya habían hecho con otros falsos mesías. Por esa época de la Pascua el gobernador tenía por costumbre liberar uno que otro prisionero condenado a muerte, previendo esto, algunos sectarios se unieron a la muchedumbre que juzgaría al rey de los judíos. Él debía morir, no podía quedar absuelto, no podía ser otro intento de mesías fallido. Cuando el gobernador dejó al pueblo judío elegir quien sería liberado entre Jesús y un delincuente, la multitud no se había decidido, un fuerte murmullo se escuchaba, los del pueblo de Israel allí presentes tenían razones para liberar a los dos. ``Libera a Barrabás'' gritó Judas. ``Queremos a Barrabás'' gritaron otros sectarios repetidamente, luego, por inercia la muchedumbre pidió por Barrabás, al principio tímidamente, luego se convencieron estúpidamente y lo gritaron como si hubieran nacido solo para ese momento.

Toda la ciudad de Jerusalen volcó su furia sobre este hombre, quizá toda su rabia por sentirse olvidados de Dios se esfumaría cuando dejara de salir sangre del cuerpo sin vida de este salvador. Esperaban de algún modo que su muerte milagrosamente hiciera caer a Roma, para esto harán falta al menos, creo, dos siglos. Y lo hubieran matado, de no ser por unos pocos sectarios que caminaron junto a Jesús, ayudándole con discimulo a cargar esa pesada cruz, protegiéndolo de los golpes, sobre todo evitando que algún fanático judío lo asaltara y acuchillara, eso no podía suceder, él no podía morir allí a manos de un solo hombre, debía ser un asesinato colectivo.

Jesús logró consagrarse como mesías gracias al misticismo de aquellos que presenciaron la crucificción, y además a una increible casualidad. Ese día hubo un eclipse solar, cosa que sabíamos de antemano en la secta, los hermanos de Babilonia habían desarrollado la técnica para calcularlos hace siglos, pero nadie en Judea lo sabía, y no lo supieron nunca porque el clima, lo único que no podíamos controlar, estvo a nuestro favor, pues ese día estuvo completamente nublado. La tierra se hundió en las tinieblas en pleno día cuando Jesús con cada exhalación daba un paso mas hacia la muerte. ¿Qué otra cosa podrían pensar los allí presentes?, ¿como podrían negar que el cielo se oscureció cuando el hijo de Dios murió?. Tuvo suerte pensaran ustedes, pero cada acción que el realizó fué meticulosamente preparada, fruto del continuo ensayo y error de los maestros anteriores a mí, con sus mesías.

Quiero recordarles a ustedes el poder inmenso de la fe. Si un hombre realmente cree que puede realizar una labor increible, lo logrará. La fe mueve montañas, ¿no saben nada de las pirámides de Egipto?, son montañas movidas por la fe de los faraones, motivados a construirlas para tener un puente a la vida eterna. Les daré un ejemplo mas concreto, una persona en su lecho de muerte puede angustiarse y desesperarse por que no ha hecho nada con su vida, o puede tranquilamente despedirse de sus amigos y familiares, por su fé puede entregarse a la muerte con plena tranquilidad, por su fé pudo vivir una vida tranquila con sabiduría, por su fé trascenderá, aunque no haya un más allá.

Esta hermandad busca que el hombre viva una vida ascética, sin exigir que se entreguen por completo a una divinidad, queremos darle a cada mente humana la fe en sí mismo, y si no le basta, la fé en un dios, para que al menos uno entre mil pueda florecer y trascender, para que impulse su civilización. Creemos que algún día todo ser humano sabrá la verdad. Esta verdad es algo intuitivo, así es como ustedes encontraron sin buscar a la hermandad, así es como durante siglos esta se ha mantenido, como algo clandestino, con un número reducido de sectarios.

El mensaje de Dios, que los padres transmiten a sus hijos, ha sido
planeado para que la mayoría lo crea ciegamente, pero uno entre
miles sea capáz de captar el mensaje cifrado.

Quizá intentar llevar al hombre por el camino correcto engañándolo con una mentira está mal, ¿qué si esa mentira es Dios?, ¿Qué si esta mentira es Yahveh, Ra, Júpiter, Odín, Zeus, Quetzacoalt, Inti, Itzamna, Marduk?, ¿quien es el verdadero profeta Jeremías, Buda, Mahoma?, ¿a donde vamos a parar al final de nuestras vidas, al cielo, al infierno, quizá alcanzaremos el nirvana?

Algunos de los nombres de dios nunca los ha pronunciado alguien que no pertenezca a la secta, no es el momento que los conozcan.

Se preguntarán ustedes si los dioses de Roma y Egipto también son creaciones de la secta como Yahveh. Lo son. La secta nació en egipto, no se conoce la fecha exacta, pero su surgimiento está ligado íntimamente con la escritura, con increible capacidad de almacenar el conocimiento y poder transmitirlo por siempre. Ya se imaginarán ustedes el propósito inicial de esta hermandad, lograr que los campesinos fueran honrados, tuvieron éxito, si no, no estaríamos aquí hoy. En un principio resultó facil asignar un dios a cada fenómeno natural. Decidieron probar si era posible crear pueblos que creyeran en los dioses, así que una delegación viajó a Mesopotamia... El pasar de los siglos refinó el pensamiento de los sectarios, encontraron algunos problemas con el politeísmo y decidieron experimentar creando pueblos con un solo dios. Crearon un plan maestro, donde el primero de los eslabones es Abraham, y el último queridos hermanos es Jesús, y quien lo ha unido a esta cadena ha sido Judas. Pero el concepto mismo de divinidad se opone al avance de la civilización. Ántes que Israel fuera llevado al cautiverio, una misión partió de Egipto hacia el este, llevando una semilla que florecería con Siddhartha Gautama, algo mas cercano al camino hacia el cual la secta encamina al hombre. Conocerán ustedes bien esto cuando llegue el momento.

Recuerdo bien cuando este par de pequeños se escabulleron en el templo, gritando como locos ``Dios ha muerto!''. Parecía una pilatuna, tenían doce años de edad. Unos fieles los agarraron y los llevaron ante el Sumo Sacerdote, mi amigo y mentor, Agradecí a los fieles por atrapar a estos malcriados, luego les pidió se retiraran para hablar muy seriamente con los niños, pero me dijo que me quedara.

No había ni una traza de miedo en estos chiquillos, sabían perfectamente que estaban ante la máxima autoridad en asuntos religiosos para los judíos, sabían que lo que habían gritado era una profanación al templo, tenían una mirada desafiante.

-¿ustedes dos son familiares?

-no, nos conocimos en la entrada del templo, jugábamos con otros chicos mientras nuestros padres hacen sus sacrificios.

-¿Porqué gritais ``Dios ha muerto''?, ¿porqué en el templo? -preguntó mi maestro.

-Sabemos que Dios es un invento para mantenernos ocupados -dijo un pequeño

-si de veras existe, ¿porqué nos lo muestras? -completó el otro

-¿Como lo sabeis?

Se miraron entre sí, titubearon, era algo que no se habían preguntado, respondieron

-Simplemente lo sabemos, desde siempre

Mi maestro me miró, sonreimos. Habíamos encontrado a nuestro mesías, y a nuestro traidor.

El tiempo pasa tan rápido, para mi fue ayer cuando les enseñaba mi verdadera doctrina clandestinamente, fueron varios años. Recuerdo cuando les conté de los grandes planes para el hombre, como el Hijo del Hombre era en sentido figurado creacion del hombre, como la ley de Moises era obsoleta, como el pueblo se había corrompido, de la necesidad que el pueblo de Israel tenía por hacer el último gran sacrificio.

Después de retirar el cuerpo de Jesús del sepulcro, Judas vino una noche para despedirse, de nuevo, esta vez definitivamente. Sus ojos mostraban el cansancio de mil vidas, la llama que ví en ellos por primera vez en el templo hace veinte años se había desvanecido. Me dijo sonriendo ``Padre, el mesías murió ayer, pero mañana habrá resucitado'' y me abrazó. Era un triunfo amargo, lloramos la muerte de un hermano. Nos sentamos a tomar una copa de vino. Le pregunté si era necesario que el mismo en persona hubiese ido a retirar el cuerpo, me confesó que esto era una promesa, que él habría hecho lo mismo. Recordamos en un par de horas los años de instrucción en el templo, el día en que nuestros caminos se separaron, yo seguiría en el templo, uno de ellos se haría ladrón y el otro pastor. Su fé en la humanidad estaba pasando por un momento de crisis. ¿Era necesario que este buen hombre diera su vida por tantos desconocidos?. Hablamos otro rato, sonrió y se despidió, me dijo que abandonaría su puesto en la secta, de ahora en adelante sería simplemente un predicador anónimo de la palabra de ese gran amigo y hermano.

-``Ama a tu prójimo como a tí mismo'', bonita frase

Partió poco antes del amanecer, Hace ya diez años.


Estoy fatigado. Si quieren saber más de el pueden ir a Damasco a
preguntarle personalmente.
Publicar un comentario

Filipo Rviz y el Taller del Cuento Ciudad de Bogotá 2008

Sobre esta página

Filipo Rviz / Felipe Gómez abre este espacio en abril de 2008 cuando hizo parte del Taller de Cuento Ciudad de Bogotá 2008.
Dirigido por Carlos Castillo Quntero
http://www.tcuentobogota.blogspot.com

Desde entonces esta Bolsa de Ideas reune los relatos preliminares.


Derechos de Autor

Felipe Gómez © 2007 - 2013
Todos los derechos reservados.