20140124

Oceanus Procellarum

Desperté, y estaban allí. No podía creerlo, era ilógico, era un cambio absurdo en el orden de las cosas, era como verlos tres años atrás, él era de nuevo pequeño y no caminaba, y tú, simplemente sonreías. Habían venido por mí, algo me dificultaba aceptarlo, el sentido común me decía que las cosas no cambiaban de la noche a la mañana. Todo estaba en colores tenues, pero no importaba con tal de verte allí, tomar el desayuno juntos, bromear, reír.

El segundo despertar se pareció un poco más a las últimas cuatro mañanas, con la de hoy cinco resignaciones, entender que una corriente inexorable me arrastra lejos de tu orilla, cada día más y más. Yo solo trato de mantenerme a flote, esperando un gesto, una señal, un soplo tuyo, una ola me lleve de vuelta a ti.

 La espera, la desidia, la melancolía son parásitos que se posan sobre mi pecho, no tienen prisa, abren una pequeña herida y dejan brotar gota a gota toda fuerza para seguir intentándolo. Eventualmente lo habrán tomado todo, me ahogaré en el mar de tu olvido.
Publicar un comentario

Filipo Rviz y el Taller del Cuento Ciudad de Bogotá 2008

Sobre esta página

Filipo Rviz / Felipe Gómez abre este espacio en abril de 2008 cuando hizo parte del Taller de Cuento Ciudad de Bogotá 2008.
Dirigido por Carlos Castillo Quntero
http://www.tcuentobogota.blogspot.com

Desde entonces esta Bolsa de Ideas reune los relatos preliminares.


Derechos de Autor

Felipe Gómez © 2007 - 2013
Todos los derechos reservados.